.
  Madrugando enero febrero 2008
 

MADRUGANDO

SOMOS CIMIENTOS ALEGRES  DE UNA IGLESIA RENOVADA

 

MADRUGADORES DE LA SERENA Y COQUIMBO

Enero-Febrero 2008 Nº 34


EDITORIAL

¡ Id por el mundo y predicad mi palabra ¡ dice El Señor.

Pero no solo es la palabra o la interpretación de ella, que muchas veces cuesta decir o reflexionar, sino que es “que me dice a mi esa palabra que he leído” como me toca y si he sido consecuente con ella. Aquí el llamado no es a predicar, sino que es a actuar. Actuar con mi conciencia, con mi relación matrimonial o de pareja, con mis hijos, con mi entorno, con mis amigos. Cual ha sido mi apostolado hoy día, como será el de mañana.

Decía San Alberto Hurtado. “Dar hasta que duela”. No se trata solamente del dinero. Pregúntense ¿Qué amor he dado hoy? . Fui a visitar a un enfermo, me preocupé por mi hermano en dificultades. Fui capaz de estrechar la mano a quién considero distante.¿ Le abrí la puerta al mendigo para darle algo de lo mío o le dije …¿vuelve otro día?

Este es concretamente el apostolado que duele y cuesta- Ese es el camino de evangelización distinto. “Por sus hechos los conoceréis” dice el Señor.

Es la mejor manera de misionar, no solo ahora como la está pidiendo la conclusión de Aparecida, sino que siempre. 

 

Los frutos de la devoción de María

 

Los frutos de la devoción a la Santísima Virgen son los siguientes:

 

a) Quienes la honran obtienen una mayor benevolencia de parte suya. Ella por su gran poder de intercesión, consigue mayores gracias de Dios para que vivan mejor su vida cristiana, conduciéndolos hasta las cimas de la santidad. Ella es la Reina de los Santos.

b) A los pecadores, que junto con el deseo de enmendarse la honran y se ponen bajo su protección, les alcanza la gracia de la conversión y no dejará de socorrerlos y de conducirlos a Dios. Ella es Refugio de los pecadores.

c) A quienes la invocan confiados y constantes, María puede alcanzarles la gracia de la perseverancia final, don inestimable, como lo llama San Agustín. Por eso, le pedimos en el Ave María: "ruega por nosotros...en la hora de nuestra muerte". Ella es Auxilio de los moribundos.

d) Finalmente, si tenemos en cuenta que la devoción a María se deriva de la fe en la Encarnación redentora, a mayor fe, mayor devoción y, en consecuencia, se confirman en la Iglesia los fundamentos de la fe y se desvanecen las herejías. Santa María es Madre de la Iglesia.

 

“Por cuanto Me amas, Yo te libraré; te engrandeceré porque confías en Mi Nombre. Cuando Me invoques, Yo responderé; estaré contigo en la tribulación, te libraré y te honraré. Te satisfaré con plenitud de vida y te daré Mi salvación.” 

JESÚS

CURIOSIDADES:

Se cuenta que en una reunión social Einstein coincidió con el actor Charles Chaplin. En el transcurso de la conversación, Einstein le dijo a Chaplin:

…"Lo que he admirado siempre de usted es que su arte es universal; todo el mundo le comprende y le admira".

A lo que Chaplin respondió: "Lo suyo es mucho más digno de respeto: todo el mundo lo admira y prácticamente nadie lo comprende

…" Hice un acuerdo de existencia pacífica con el tiempo. Ni el me persigue ni yo huyo de él. Un día nos encontraremos

 

LA ESPERANZA ESTA POR NACER

 

Las dos alas con las cuales el espíritu humano se eleva hacia la contemplación de la verdad --enseñaba Juan Pablo II-- son la fe y la razón. Tomando una etimología de San Isidoro de Sevilla, podemos describir en un trazo el contenido de esta segunda encíclica de nuestro Papa Benedicto XVI. La esperanza es «el pie» para avanzar, tender a los bienes futuros. Lo contrario es la desesperación. Y desespera aquel a quien le faltan los pies. A lo largo de toda la encíclica emerge la pregunta siempre nueva y siempre actual: ¿Qué podemos esperar? La imagen del caminar, del «pie», sintetiza y cristaliza la visión integral de la esperanza cristiana que nos ofrece Benedicto XVI, porque esperanza y salvación son inseparables. Sorprende en primer lugar su intuición teológica para no encerrar la esperanza en las cadenas de una definición conceptual o estática. Al contrario, presenta la esperanza en su dinamicidad, de forma personalizada, comprensible y en diálogo abierto y actual con todos. Quizás la originalidad más grande de esta encíclica sea el hecho de mostrar una esperanza integral, pues abraza todos los ámbitos. En primer lugar el tiempo, al abarcar el pasado, el presente y el futuro, atisbando la vida eterna. Esperanza que se ejercita en cuatro lugares de aprendizaje: la oración; el actuar, porque toda actuación seria y recta del hombre es esperanza en acto; el sufrimiento, y aquí conviene señalar cómo el sufrir forma parte de la existencia humana y constituye su grandeza. Más aún, Dios es solidario y cercano a nuestro dolor. El cristianismo enseña que Dios --la Verdad y el Amor en persona-- participa y se hace solidario, porque ha querido sufrir por nosotros y con nosotros. Citando a San Bernardo, recuerda que: «Si Dios no puede padecer, pero puede compadecer». El último lugar es el Juicio, porque existe la esperanza de la salvación en la resurrección de la carne y lo exige la justicia. La imagen del Juicio final no es en primer lugar una imagen terrorífica, sino una imagen de esperanza en Cristo, nuestro abogado. La esperanza se desarrolla en dos dimensiones, como los brazos de una cruz: no permanece en uno mismo, sino que se proyecta en los otros, como la salvación o el pecado, que no son individuales. Nadie vive solo. Ninguno peca solo. Nadie se salva solo. Destaca esa visión del Papa Benedicto de una estrecha relación e interacción entre las virtudes y la vida. La fe no es solamente un tender de la persona hacia lo que ha de venir, y que está todavía totalmente ausente; la fe nos da algo. Entre líneas el lector puede evocar aquellos pensamientos que el entonces profesor Joseph Ratzinger enseñaba en su «Introducción al cristianismo»: una fe que es esperanza, que se fía de un Dios Padre, que no puede engañarse ni engañarnos. La esperanza a la que nos invita Benedicto XVI es personal, porque nace del encuentro con una persona, que es Amor, Verdad, Libertad. En una palabra: Dios. Una esperanza revelada y testimoniada por los primeros cristianos. Es apasionante la relectura de esta encíclica con el prisma de las falsas esperanzas: desde los ideales revolucionarios de los orígenes (Barrabás, Bar-Kochba), la sujeción al fatal destino, los intentos fallidos de la Revolución francesa de instaurar el dominio de la razón y de la libertad, la Europa de la Ilustración, la falsa idea del progreso humano, hasta las consecuencias nefastas de los errores de Marx, olvidando que el hombre es siempre hombre.

Esperanza, por lo tanto, transformante de todos los ámbitos: personal, social, religioso. Esperanza cristiana, evocada en una oración a María, la «Estrella del mar», que brilla sobre nosotros y que nos guía en nuestro camino. Un camino que debe ser recorrido con los pies de la esperanza.

 

No es posible ser discípulo de Cristo sin evangelizar, aclara el Papa, en diálogo y con pleno respeto por los demás

Así lo explicó en el discurso que dirigió a sus colaboradores en el Curia romana con motivo de la Navidad en el que repasó algunos de los grandes acontecimientos eclesiales de 2007, como la V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano y del Caribe, celebrada en Brasil sobre el tema: «Discípulos y misioneros de Cristo; para que en Él tengan la vida».

En su amplio análisis el pontífice recalcó la importancia del testimonio de la evangelización, subrayando al mismo tiempo la necesidad del diálogo y del pleno respeto de las creencias de los demás.

«Es indiscutible que todos tenemos que convivir y cooperar en la tolerancia y en el respeto recíprocos», aclaró, y la Iglesia católica «se compromete en esto con gran energía».

En este sentido, recordó la carta que le enviaron el 13 de octubre 138 líderes religiosos musulmanes «para testimoniar su compromiso común en la promoción de la paz en el mundo».

«Con alegría he respondido expresando mi adhesión convencida a estos nobles propósitos, , subrayando al mismo tiempo la urgencia de un compromiso común para la tutela de los valores del respeto recíproco, del diálogo y de la colaboración», dijo en alusión a la respuesta que ha enviado a los representantes musulmanes).

«El reconocimiento compartido de la existencia de un único Dios, Creador y Juez universal del comportamiento de cada uno, constituye el requisito para una acción común en defensa del efectivo respeto de la dignidad de todas las personas para construir una sociedad más justa y solidaria», observó.

El Santo Padre se preguntó, por tanto, si esta voluntad de diálogo y de colaboración significa que «ya no podemos transmitir el mensaje de Jesucristo, si ya no podemos proponer a los hombres y al mundo esta llamada y la esperanza que deriva de ella».

«¿Es todavía lícito evangelizar hoy? ¿No deberían más bien todas las religiones y concepciones del mundo convivir pacíficamente y tratar de hacer juntas lo mejor por la humanidad, cada una a su manera?», preguntó.

El obispo de Roma respondió indicando que «quien ha reconocido una gran verdad, quien ha encontrado una gran alegría, debe transmitirla, no puede guardársela».

Dones tan grande, de hecho, «nunca son destinados a una sola persona».

En Jesucristo «ha surgido para nosotros una gran luz» y «no podemos ponerla bajo el celemín, sino que tenemos que elevarla sobre el candelero para que ilumine a todos los que están en casa».

«Para llegar a su cumplimiento, la historia tiene necesidad del anuncio de la Buena Nueva a todos los pueblos, a todos los hombres».

La evangelización, por tanto, se plantea como un elemento fundamental también hoy, dijo, explicando los motivos de la publicación de la reciente

 

UN POCO DE HUMOR

AGENDA DE TELÉFONO:

¿Por qué los gallegos usan solamente la letra "T" en sus agenda de teléfono?

Teléfono de  Antonio,  Teléfono de Joaquí­n,  Teléfono de Manuel, Teléfono de Pereira, Teléfono del Nélson...

> ZAPATOS NUEVOS

Pepe fue el martes a la zapaterí­a.  Después de probarse unos cuantos pares, eligió unos italianos, muy elegantes. Al entregárselos, el empleado le advirtió: - Señor, este tipo de zapato suele apretar bastante en los primeros cinco dí­as.

-         No hay problema -respondió Pepe- no los voy a  usar hasta el domingo...

 

 

El mensaje de Schoenstatt

Es común oír hablar del “mensaje” de diversos santuarios marianos.

Así, por ejemplo, se habla del mensaje de Lourdes, de La Salette o de Fátima. ¿Existe también un “mensaje de Schoenstatt”?

Siendo prisionero en el campo de concentración de Dachau, el Padre Kentenich estudió el hecho de Fátima y tuvo noticias del acto de consagración del mundo al Inmaculado Corazón de María, realizado por el Papa Pío XII en 1942.

En la Semana de Octubre de 1946, celebrada en Schoenstatt, que tuvo como tema central la coronación de la Sma. Virgen

María como Reina del mundo, el Padre Kentenich se planteó la pregunta si existe un “mensaje de Schoenstatt”. La respuesta fue afirmativa.

 Luego de sus experiencias en Dachau, percibía en el mundo un “vaciamiento”, una creciente falta de alma: muchos hombres experimentaban el absurdo de la vida.

Hay que ayudar a que el mundo selle una profunda Alianza con la Sma. Virgen, a fin de que la Alianza con el Padre, con el Hijo y con el Espíritu Santo se torne irreversible, profunda e indestructible.

Dios ha sellado una alianza de amor con sus criaturas. “Nuestra tarea -afirmaba- consiste en hacer que el mundo tome conciencia de esta alianza de amor. Lo hacemos en la medida en que incorporamos al mundo, nuevamente, a esta alianza de amor con la Sma. Virgen María. Este es el gran mensaje de Schoenstatt.” Este mensaje de la alianza de amor con la Sma. Virgen María tiene sus raíces en la fe práctica en la Divina Providencia, y debe expresarse, en la vida cotidiana, a través de una vigorosa conciencia de misión.

 

Noticias

Cadena de Oracion Diaria.-

No olvidemos pedir por los enfermos y unirnos en oración a la cadena diaria a las 21 horas. Loable iniciativa de nuestro hermano  Héctor   Monroy.  La fuerza de la oraciòn es real y ayuda.

Asado de confraternidad.-

En la casa de Guillermo se efectuó de confraternidad, un asado con la asistencia de una gran cantidad de madrugadores. Muy buena iniciativa que se espera repetir un tiempo más, pero esta vez se anuncia una tallarinata.

 

 
  25830 visitantes (53002 clics a subpáginas)  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=